Hallados animales muertos en la casa desahuciada de Roda de Eresma.

90

El alcalde de Roda de Eresma afirma que el Ayuntamiento no había recibido denuncias.

El alcalde de Roda de Eresma, Tomás Martín Casado, niega que el Ayuntamiento de la localidad hubiera recibido denuncias de los vecinos sobre la situación en la que vivía la persona desahuciada  junto a una veintena de perros que se encontraban en deplorables condiciones, según la protectora que los rescató.

“Aquí nadie ha denunciado nada», afirma el regidor, que sí reconoce que un particular presentó una denuncia «hace meses ante el organismo competente, pero no al Ayuntamiento”.

Martín Casado añade que desconocían las circunstancias en las que residía la persona dueña de los perros, que además es trabajador a tiempo parcial en el Consistorio de Roda de Eresma.

El alcalde confiesa que en una vivienda anterior de la persona afectada se percibía «un fuerte olor a gato» y que en esta ocasión se pensaba que la situación era similar. «No había algarabías cuando se pasaba por delante de la vivienda». Y añade: “Solo sacaba a pasear a uno de los animales”, motivo por el cual no pensaban que en la vivienda estuvieran otros veinte canes.

Martín Maroto intuye que se trata de un hombre que puede padecer el síndrome de Noé. “Es una persona amante de los animales. Todos los gatos del pueblo iban detrás de él. Recogía y esterilizaba a animales, lo que le ocasionó problemas económicos”, afirma.

Lamentamos mucho la muerte de estos pobres animales, sin lugar a dudas, quizá esta persona está enferma, pero eso no tiene nada que ver para que el ayuntamiento hubiera tomado cartas en el asunto.

Si saben quién es y ya anteriormente en una vivienda anterior de la persona afectada pudieron percibir fuertes olores, no entendemos la desidia por parte del propio ayuntamiento.

Pero siempre pagan los mismos, los animales, y para que al final hayan intervenido han tenido que morir varios cuando no tenía que haber ocurrido si desde el primer momento la Administración hubiera hecho bien las cosas, que es una de sus obligaciones.

Esperamos que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir jamás, y pedimos a las autoridades competentes que actúen contra estas personas que están enfermas y no están preparadas para tener animales porque los que siempre acaban pagando los actos de personas enfermas o irresponsables son los “animales”, y en este caso con sus vidas.