Alarma ante el maltrato de yeguas gestantes utilizadas para la producción de una hormona empleada por la ganadería europea

334

Desde hace 35 años se ha estado extrayendo sangre de yeguas gestantes en Uruguay y Argentina para la producción de la hormona PMSG que posteriormente es enviada a la Unión Europea y empleada para estimular y sincronizar el periodo de celo de cerdas y ovejas en la ganadería intensiva europea. El principal importador de esta hormona en Europa es la empresa española Hipra.

Los problemas en la producción de esta hormona derivan del estado en el que se mantienen las yeguas gestantes a partir de las cuales se obtiene la hormona. La sangre se extrae entre los días 40 y 120 de la gestación y habitualmente para que la yegua sea productiva dos veces al año es preciso interrumpir el embarazo al centésimo día provocando abortos que en Argentina suelen realizarse mediante inyección y en Uruguay perforando manualmente las membranas fetales. Las extracciones de sangre se realizan así dos veces al año, unas 12 semanas, extrayendo cada semana un 25% del volumentotal de sangre de las yeguas. Un 30% de las yeguas mueren al año debido a este proceso y las restantes, muy debilitadas por los continuos embarazos, acaban en mataderos para ser exportadas a Europa como carne.

Las compañías farmacéuticas que participan de este cruel negocio se defienden argumentando que han obtenido garantías de los gobiernos uruguayo y argentino en el sentido de mejorar los niveles de bienestar de las yeguas gestantes, pero la realidad de las últimas investigaciones realizadas por las ONG confirman que no se han producido cambios. La hormona PMSG adquiere un gran valor en el mercado. Por ejemplo, según los docuentos de aduanas, la granja de sangre Syntex Uruguay realiza un envío o dos al mes de PMSG a Europa por un valor de 2 millones de dólares.

La publicación de las primeras investigaciones en el año 2015 llevaron a la farmacéutica estadounidense Merck, Sharp and Dohme (MSD) a detener estas importaciones en Estados Unidos. El pasado mes de Julio la compañía alemana IDT Biologika siguió el mismo camino. Asimismo en el año 2016 la compañía Zoetis (Italia) detuvo su distribución en la Unión Europea. Esta empresa sigue haciéndolo fuera de la UE. La última compañía en anunciar el cese de las importaciones ha sido la francesa CEVA en Agosto. Por este motivo las asociaciones  ANDA y El Refugio del Burrito hacen un llamamiento a la compañía Hipra,  situada en España,  para que cese sus importaciones. No es lógico que una  compañía dedicada a la salud animal esté dispuesta  a participar de este negocio que implica tanta crueldad para las yeguas.

Asimismo las ONG hacen un llamamiento al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, D. Luis Planas Puchades para que se prohíba la importación de PMSG desde países no pertenecientes a la UE que no mantienen nuestros estándares de bienestar animal ya que la empresa española HIPRA es hoy en día la única importadora de dicha sustancia a la UE.

Según Patricia de Rada, representante de Compassion in World Farming para España manifiesta: “España está siendo cómplice del cruel negocio de las granjas de sangre que tortura a miles de yeguas cada año en América del Sur. Es una posición poco ética por parte de nuestro gobierno la de prescindir de toda exigencia sobre bienestar animal ante las importaciones de PMSG procedentes de terceros países fuera de la Unión Europea, por lo que esperamos que gracias a las evidencias de esta investigación se tomen las medidas oportunas para prohibir esta actividad.

 

 

Total 1 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?