Macrooperación mundial contra el tráfico de especies

548

Más de 23 primates vivos, 30 grandes felinos, 440 colmillos de elefante y 545 kilos de marfil; 5 cuernos de rinocerontes, cerca de 10.000 especies silvestre marinas, incluidos corales, caballitos de mar, delfines y tiburones.. Todo ello es solo una parte del material incautado en la operación Thunderball, llevada a cabo por la Interpol y la Organización Mundial de Adunas (OMA) en un total de 109 países durante parte del mes de junio.

La operación ha permitido, según ha explicado la propia Interpol a través de un comunicado, identificar de manera anticipada las rutas utilizadas por los traficantes, así como aquellas zonas en las que se concentra la actividad delictiva. Las incautaciones incluyen todo tipo de productos procedentes de especies de fauna y flora salvaje protegida, así como alimentos, medicinas tradicionales y piezas de artesanía. También se han confiscado animales vivos, como primates, tortugas o galápagos.

Acciones en más de 109 países.

La operación ha sido dirigida por un equipo conjunto de funcionarios de Aduanas y agentes policiales desde el centro de coordinación de operaciones contra la fauna salvaje que Interpol tiene en Singapur, llevando a cabo operaciones en más de un centenar de países de todos los continentes. Por ejemplo, agentes policiales de la India interceptaron un cachorro que los traficantes transportaban desde Bangladesh con destino a Reino Unido, mientras que en un contenedor con destino Kazajistán encontraron un cargamento con un total de 4.100 tortugas rusas.

En Nigeria se han incautado 500 kilos de partes de pangolín destinados a Asia, mientras que en Uruguay las autoridades policiales han detenido a tres personas cuando se disponían a transportar ilegalmente más de 400 especies silvestres protegidas.

Este es el listado de las principales incautaciones realizadas en el desarrollo de la operación:

23 primates vivos.

30 grandes felinos y gran cantidad de partes de animales.

440 colmillos de elefante y 545 kilos de marfil.

5 cuernos de rinoceronte.

Más de 4.300 aves.

Casi 1.500 reptiles y cerca de 10.000 tortugas y galápagos, todos ellos vivos.

Casi 7.700 partes de especies silvestres de todo tipo, incluidos más de 30 kilos de carne de caza

2.550 m3 de madera (equivalente a la carga de 74 camiones)

Más de 2.600 plantas

Cerca de10.000 especies silvestres marinas, como corales, caballitos de mar, delfines y tiburones.

21 arrestados en España.

Interpol eleva a casi 600 el número de sospechosos detenidos, una cifra que podría crecer a medida que avance la investigación. En España, la operación se ha saldado hasta la fecha con 21 arrestados, algunos de ellos acusados de traficar con pieles de especies protegidas como el lince.

Las autoridades ponen el acento en la proliferación de los delitos cometidos contra la fauna y flora salvaje en todo el mundo y su estrecha conexión con el crimen organizado. “Estos delitos no solo esquilman nuestros recursos naturales. Además, tienen una conexión directa con el mundo del blanqueo de capitales”, –ha declarado el Secretario General de Interpol, Jügen Sotck, en un comunicado de prensa.

 “Operaciones como Thunderball son acciones concretas dirigidas contra las redes delictivas transnacionales que se aprovechan de este tipo de actividades ilegales. Vamos a proseguir el trabajo con nuestros socios para asegurarnos de que los delincuentes que esquilman el medio ambiente pagan por ello”, ha añadido el máximo responsable de la organización policial en un comunicado de prensa.

El secretario general de la OMA, Kunio Mikuriya, aseguraba por su parte que “los resultados de la operación Thunderball muestran claramente que no se debe subestimar jamás la importancia de una estrecha cooperación a escala internacional y nacional para combatir los delitos contra la flora y la fauna silvestres”.

La tercera operación contra los traficantes.

La operación Thunderball es la tercera de las actuaciones conjuntas entre la Interpol y la OMA contra el tráfico de especies. La primera, llamada Thunderbird, y se llevó a cabo en 2017, mientras que la anterior, Thunderstorm, tuvo lugar en 2018. La operación actual tiene, sin embargo, un nuevo enfoque: actuar en todo el proceso, desde la detección del caso hasta las detenciones.

Mikuriya ha adelantado que «habrá más iniciativas como esta, a fin de concienciar a la comunidad internacional encargada de la aplicación de la ley de la gravedad que revisten los delitos contra la flora y la fauna silvestres a escala global, y de mejorar la coordinación de la labor de los distintos organismos implicados, lo que incluye la participación de grupos de la sociedad civil en la detección y desarticulación de las redes delictivas que trafican con flora y fauna silvestres».

Total 4 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?