El Puerto de Tarragona registra una de las cargas de animales vivos más grandes de su historia

861

Para ANDA estos nuevos hitos en el transporte de animales vivos a Oriente Próximo no son buenas noticias. Llevamos años pidiendo una progresiva sustitución del transporte de animales vivos por el transporte de canales. Es evidente el enorme incremento en el consumo de carne de ovino y bovino en estos países y no reconocerlo, o adaptarse a él sería ponerse una venda en los ojos. Está aquí y ha venido para quedarse e incluso incrementarse. Sin embargo el consumo es de productos cárnicos no necesariamente de animales vivos por lo que no hay ningún motivo para no satisfacerlo mediante la exportación de carne en vez de animales vivos. De hecho sí existen muchos motivos para potenciar y luchar por este cambio.

En primer lugar el bienestar animal: Estos viajes en barco implican trayectos de días de duración en condiciones que distan mucho de las condiciones en las que los animales viven en las granjas. Podrán tener acceso al agua y comida pero el contexto de una bodega de un barco le resulta muy extraño a un animal que además se encuentra en un espacio más reducido, con compañeros y cuidadores nuevos y sujeto a los movimientos del barco y los riesgos derivados del estado de la mar. Además los animales antes de acceder a la bodega del barco han estado ya sujetos a un largo viaje por carretera en un camión. El hacinamiento, los largos periodos en los que no tiene acceso a agua o comida, las esperas en los muelles, la descarga y carga en el puerto son entre otros factores que no producen sino un enorme sufrimiento a los animales y, de hecho, suele ser bastante normal que algunos mueran en el trayecto. Además, una vez descargados en el puerto de destino, los animales son sacrificados en los mataderos en unas condiciones de bienestar animal muy pobres y, por supuesto, muy alejadas de los estándares europeos.

Además estos transportes de animales vivos tienen importantes consecuencias medioambientales ya que el espacio de las bodegas de los barcos se aprovecha mucho mejor en el caso del transportes de productos cárnicos que de animales vivos por lo que necesitaríamos muchos menos camiones y barcos para transportar productos cárnicos elaborados que para transportar animales con la consiguiente reducción en la huella climática.

Por último, el transporte de productos elaborados frente al de animales vivos ayuda al desarrollo rural en Europa ya que implica procesos de transformación en origen en vez de en destino y, por lo tanto, un crecimiento de la actividad económica en el lugar de origen de las granjas en Europa.

En definitiva, sustituir el transporte de animales vivos por el de canales no tiene más que ventajas, para todos. Hay que ponerse a trabajar desde ahora mismo estudiando el perfil de la demanda en los países asiáticos, adaptando la producción cárnica europea a ella, creando las vías comerciales necesarias para el desarrollo del producto cárnico europeo en esos países y vinculando su consumidor a este producto, no al animal vivo. Solo así satisfaremos esta demanda creciente pero sin que implique un mayor sufrimiento a los animales.

Total 1 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?