“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

Los ayuntamientos españoles vuelven a la carga contra las palomas

Madrid, 12 de Marzo de 2012.- Cada vez son más numerosos los casos de administraciones locales que deciden reducir la población de palomas de una forma drástica y poco respetuosa con el animal. La "caza de la paloma" se ha convertido en un controvertido deporte practicado por muchos ayuntamientos, que culpan a la paloma como máxima responsable del deterioro de los edificios protegidos y la acusan de causar suciedad y enfermedades.

 

"Las palomas han estado presentes en las calles de nuestras ciudades, en los tejados de nuestras iglesias y en nuestros parques de forma histórica. Han embellecido con su presencia nuestros paseos desde siempre. Sería injusto convertirlas ahora en causantes de la destrucción como si el tráfico o la piqueta no hubieran tenido nada que ver. Eso sí, es más fácil matar palomas que detener agresiones urbanísticas y conductas incívicas", subraya Alberto Díez, portavoz de ANDA.

 

Incluso en el caso de que las corporaciones locales decidan reducir el número de palomas, existen en el mercado otros métodos de control que las redes o lazos, pegamentos, capturas "selectivas" empleados recientemente por  los ayuntamientos (Talavera de la Reina  es el último ejemplo de este exterminio) contra nuestra población de palomas que, indefensas e impotentes son luego sacrificadas o liberadas en supuestos "paraísos" colombófilos que, en el caso de que existan, suponen un contexto nuevo para la paloma cuya viabilidad vital es muy reducida en las nuevas circunstancias.

 

 

?Estas actuaciones  generan malestar entre la población sensible ante el sufrimiento de los animales, que no se fía de la ?bondad? municipal, produciéndose situaciones de conflicto entre vecinos o con los agentes de la autoridad?, recuerdan desde ANDA. Además, estos métodos drásticos no solucionan nada ya que, aunque a corto plazo puede parecer que se reduce la presencia de estas aves, enseguida se reproducen de nuevo y obliga  a realizar las mismas intervenciones una y otra vez.

 

A juicio de las organizaciones, el único método que ha probado ser eficaz, además de inocuo para las palomas, es la utilización de piensos contraceptivos en las zonas afectadas. Este método permite por un lado recuperar los hermosos palomares que adornaban nuestras ciudades no hace tanto tiempo, alejados de los edificios a proteger; facilita el control sanitario de las aves que, una vez acostumbradas, acuden de forma concentrada a las zonas elegidas previamente que más se adapten a esta circunstancia. Permite colaborar con las personas que, llevadas de su cariño, habitualmente alimentan a estos animales e integrarlas en su control y cuidado. Educa a nuestra población infantil en el respeto hacia los seres vivos que nos rodean, sobre todo los pocos que nos quedan en ambientes urbanos.

 

"En definitiva la paloma dejaría de ser un enemigo peligroso y temible para convertirse en lo que siempre ha sido, un atento compañero de nuestras vidas, aunque no nos hayamos dado cuenta", señala Díez.

Facebook
volver atras
logo anda