“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

Sólo el 53% de las granjas de porcino españolas se han adaptado a la nueva normativa de bienestar animal

 

Madrid, 27 de abril de 2012.- Las granjas españolas de porcino se están quedando atrás a la hora de introducir las reformas que la legislación europea ha  establecido para mejorar la vida de los cerdos, según las últimas estadísticas de la Comisión Europea a las que ANDA ha tenido acceso.

La entrada en vigor de la nueva normativa, el próximo 1 de enero de 2013,  implica un aumento de la superficie mínima de suelo libre para cada animal, el alojamiento en grupo de las cerdas gestantes y un revestimiento específico para el suelo de la explotación. Todas estas medidas resultan básicas para disminuir las condiciones de hacinamiento y estrés que ahora sufren estos animales y que sin  duda influye en la calidad y textura de la carne.

"Los ganaderos porcinos han tenido más de diez años para adaptarse a la normativa y, como suele ser habitual, llegan a los últimos meses del plazo sin los deberes hechos y lamentando posibles pérdidas económicas", ha señalado Alberto Díez, portavoz de la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA). "Acabamos de vivir una situación muy similar en el sector de las gallinas ponedoras, y a pesar de las primeras protestas del sector, hemos visto como el precio de los huevos está bajando de nuevo y cómo muchos granjeros han optado por una producción más ecológica y respetuosa con las aves", ha subrayado.

El consejero jefe de Compassion in World Farming (CIWF), Peter Stevenson, también ha destacado la gran preocupación que despierta la situación española entre las organizaciones internacionales. "Según el propio Ministerio de Agricultura español, cuando finalice el plazo a final de año, todavía 883 granjas no estarán a disposición de cumplir con la ley", ha explicado.

España es el segundo productor de porcino de la UE y el cuarto a nivel mundial. Por este motivo es especialmente importante que los productores españoles se adapten lo antes posible a unos requerimientos legales que tan sólo pretenden conceder una vida algo más agradable a unos animales tan importantes para nuestra economía -el valor de la producción porcina en el año 2011 fue de 5.308 millones de euros, lo que representa el 12% de la producción final agraria y el 34% de la producción final ganadera, según la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG)-.

Compassion in World Farming fue fundada hace más de 40 años por un ganadero inglés, horrorizado ante la feroz industrialización de la ganadería. En la actualidad, esta organización realiza campañas pacíficas para terminar con las prácticas crueles hacia los animales de granja. Éstos son los animales más afectados por la crueldad humana. Por este motico CIWF sólo se dedica a trabajar para mejorar sus condiciones de vida, ya que un campo tan importante requiere una acción centrada y especializada.

Facebook
volver atras
logo anda