A.N.D.A. - Articulos

“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

Samantha Berg, ex entrenadora de cetáceos: la relación entre una orca y su entrenador es parecida al síndrome de Estocolmo

Madrid, 24 de Octubre de de 2013.  La organización SOS Delfines, la ex entrenadora de orcas del acuario Sea World de Orlando y Karma Films han presentado hoy la película Blackfish, en la que se analizan, a través de diversos testimonios e impactantes escenas, los graves conflictos asociados a la cautividad de los cetáceos.

Blackfish, un documental dirigido por Gabriela Cowperthwaite, cuenta la historia de Tilikum, la orca macho que mató a tres personas mientras estaba en cautividad en el zoológico SeaWorld. Samantha Berg, ex entrenadora del parque, ha expuesto de primera mano los riesgos a los que estos trabajadores se ven sometidos y el sufrimiento de las orcas y delfines utilizados para espectáculos. Blackfish llega a los cines españoles de la mano de la distribuidora española Karma Films el jueves 31 de octubre.

Durante la presentación Berg ha resaltado lo ilusorio de la publicidad puesta en macha por delfinarios como Sea World, donde se destaca que entre el entrenador y  el animal surge una verdadera relación de compañerismo y aprecio. "Las orcas son animales sociales y buscan compañía y por supuesto comida, algo que sólo les ofrece el entrenador. La relación entre ambos es más bien como un síndrome de Estocolmo", comenta.

Asimismo, ha asegurado que "en cautividad, es imposible darles los requerimientos que necesitan para ser felices". Son atiborrados a medicamentos, sometidos a diario a procedimientos médicos dolorosos para curar las lesiones que muchas veces ellos mismos se provocan, "están frustrados", sentencia.

"SOS Delfines quiere aprovechar la desgarradora historia de Tilikum para poner de relieve los graves problemas que el cautiverio puede causar en los cetáceos, así como la crueldad asociada a permanecer viviendo en piscinas, a ser obligados a desarrollar comportamientos antinaturales y ser capturados de su hábitat natural cuando son crías", señala Alberto Díez, portavoz de SOS Delfines.

España es el país europeo donde más cetáceos se mantienen cautivos (aunque debido a la alta mortalidad la cifra es fluctuante, en España hay aproximadamente 90 delfines, 2 ballenas beluga y 6 orcas en zoos y acuarios). Por este motivo, Daniel Turner, portavoz internacional de SOS Delfines, ha señalado que "es urgente que las autoridades europeas y concretamente las españolas pongan fin a este tipo de crueldad y, especialmente, se prohíban los espectáculos con cetáceos, pues no aportan nada ni a la educación del público ni a la conservación de la especie".

"Más bien al contrario, las capturas de delfines y orcas del océano para llevarles a vivir a una piscina son bastante frecuentes", subraya Turner, quien recuerda que SOS Delfines ha puesto en marcha una recogida de firmas destinada al Ministerio de Medio Ambiente. http://www.change.org/es/peticiones/ministro-de-agricultura-alimentación-y-medio-ambiente-ponga-fin-a-los-espectáculos-de-cetáceos-en-los-delfinarios

"Ningún ser nace para vivir encerrado, y los delfines y orcas, viajeros incansables, nunca se adaptan a vivir confinados. Sus complejas necesidades les hacen inadaptables al cautiverio, por mucho que se intente enriquecer su entorno con pelotas y juegos varios", sentencian desde SOS Delfines.


Más sobre la película: http://www.karmafilms.es/ficha_cine.php?ID=170

Efectos del cautiverio:

Vida en un espacio reducido y en un entorno de agua, luz y sonido artificial; dieta restringida al pescado muerto, que puede provocar alteraciones como pérdida de peso u obesidad; poco descanso; comportamientos estereotipados; mala socialización: guerras de dominio, agresividad, sumisión; relaciones sexuales anormales; estrés y angustia, que pueden causar  a su vez neurosis, úlceras, vómitos y enfermedades varias.

Facebook
volver atras
logo anda