Madrid, 3 de Marzo de 2014.-  La Asociación Nacional para la Def..." /> A.N.D.A. - Articulos

“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

ANDA alerta a los consumidores del ingente número de pollos industriales vendidos como de corral

Madrid, 3 de Marzo de 2014.-  La Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA) se ha dirigido a la Comisión Europea para pedir que los pollos sean etiquetados de forma que el consumidor pueda saber qué tipo de vida ha llevado el animal.

Los elementos que deben integrarse en cualquier sistema de etiquetado para el pollo son edad del ave al ser sacrificada (45 días para las gamas más bajas de pollo industrial), la alimentación y otros aspectos relacionados con el bienestar animal tales como densidades o acceso a corrales, exteriores o no.

Para cubrir estos aspectos el Consejo de Europa publicó el año 2008 un Reglamento de obligado cumplimiento en toda la Unión Europea sobre comercialización de carne de aves de corral en el que se establecían cinco categorías de etiquetado según el método de cría de las aves. El Reglamento no obligaba a su empleo pero establecía expresamente que en caso de no utilizarse estas categorías no podrían incluir ningún otro término. En España a las empresas no les gustaban las definiciones pero en vez de abstenerse de usar otros términos, tal y como exigía el Reglamento, decidieron ignorarlo y usar otras acepciones más ilusorias que reales frente a una administración incapaz de poner orden.

ANDA ha contactado con la Comisión Europea para alertar del abuso del término "corral"entre los productores de pollos españoles. Esta denominación nació del esfuerzo honesto de una serie de productores que sí incorporaron altos estándares en la producción y se desvivieron por hacer un hueco en el mercado al pollo criado con acceso al exterior.

"Con el tiempo y ante el éxito que tenía su producto en el mercado, muchos otros productores  empezaron a comercializar como "de corral" pollos industriales, generando una competición injusta para los inventores originales del término, que no podían competir dados los mayores costes que suponía la aplicación de altos niveles de bienestar animal. Además del engaño que esta situación supone para los consumidores", puntualiza el portavoz de ANDA, Alberto Díez.

Facebook
volver atras
logo anda