“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

Contra la venta de peces vivos

Varsovia, 12.12.2013-. Mercado de la Plaza Szembeka.- La cola de personas delante del puesto del mercado va decreciendo según los clientes adquieren unas bolsas de plástico con dos o tres peces en cada una. Desaparecen en las oscuridades del mercado junto a sus compras navideñas. Las bolsas con los peces se colocan en el interior de otras bolsas más grandes junto a las patatas y las zanahorias.

 

La fila termina con el último cliente, una chica rubia. El tanque que hasta hace poco rebosaba de carpas, se encuentra casi vacío. Y allí, en su recién ganada soledad, tumbado contra el fondo de la pecera deshabitada, luchando con las agallas por un pedazo de vida, está Joseph. Intenta gritar con todas sus fuerzas. Sus labios horadan el cristal, pero nadie le oye.

 

Joseph sabe que todavía le quedan unas cuantas horas de angustia. Acabará en otra bolsa de plástico sin agua, arrastrado a una casa y, casi inconsciente, arrojado a una bañera, ¡agua por fin¡. Algún niño aprovechará su susto y confusión para jugar con él un rato, sin escuchar sus gemidos, y la víspera de Navidad Joseph será decapitado con la mano del hombre más valiente de la casa.

 

El vendedor de carpas ya está dispuesto a empaquetar el cuerpo vivo de Joseph. Pero la muchacha tiene otra intención. Saca una fotografía del pobre pez en las manos del comerciante de carpas. Se llama Iwona y está allí enviada por Animals´ Angels.

 

Iwona entiende las palabras no escuchadas de Joseph. Ella y sus amigas Magda y Pawel le ponen el nombre a Joseph para que hoy puedan contarte su historia.

 

Joseph es uno de los millones de peces que cada año se venden vivos como exquisitez culinaria navideña. La Ley polaca prohíbe claramente la venta de peces vivos pero aún es una práctica muy extendida. Animal´s  Angels y la asociación polava Viva¡ documentan estas continuas infracciones para denunciar a los vendedores. Sin embargo las denuncias se alargan y las autoridades polacas no toman medidas.

 

Pero los peces ya no están solos. El año que viene volveremos una vez más hasta acabar con este negocio cruel.

 

Facebook
volver atras
logo anda