Madrid, 6 de Mayo de 2014.- La presencia de animales de compañía..." /> A.N.D.A. - Articulos

“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

Turquía exigirá a los dueños y vendedores de animales de compañía un curso de formación

Madrid, 6 de Mayo de 2014.- La presencia de animales de compañía en la sociedad turca ha aumentado según mejoraban las condiciones de vida de la población, por lo que Ankara ha decidido regular la tenencia de animales domésticos con una nueva ley. En ella se establecen los criterios mínimos para el bienestar de los animales, así como ciertos requerimientos básicos para poder tener animales. El más llamativo, la necesidad de aprobar un curso para aprender a cuidarles de la mejor manera.

El nuevo texto legislativo incide en la importancia en respetar las necesidades etológicas de los animales, proporcionándoles el habitáculo necesario y apropiado. Un comité encargado de defender los derechos de los animales está debatiendo también la posibilidad de incluir la obligación de conseguir ayuda veterinaria en caso de encontrar un animal atropellado en la carretera. También el maltrato animal ha sido criminalizado por primera vez, y torturar o abusar de un animal puede resultar en penas de prisión o en cuantiosas multas.

Asimismo, tanto los vendedores de animales de compañía como quienes adopten deben también realizar un curso, en el que se incidirá en el respeto hacia el medio ambiente y en la toma de medidas para evitar que nuestro animal pueda causar daños a terceros.

Los experimentos realizados con animales precisarán la aprobación de un comité ético y la eutanasia injustificada ha sido prohibida. Las calles turcas están llenas de perros callejeros, y aunque la cultura musulmana solía considerar a los canes como animales impuros, esta concepción está cambiando, por lo que los turcos reniegan del sacrifico como medio de control de la población.

Para aquellos que deseen mudarse al país con sus animales, solo estará permitida la entrada de dos ejemplares, con el objeto de evitar el tráfico de animales.

En otros países como  Israel, el Parlamento nacional ya aprobó en 1994 una normativa que castigaba el abuso o maltrato sobre los animales con hasta tres años de cárcel, y prohibía el abandono de los animales, así como potenciar su agresividad, como en el caso de las peleas de perros. Otra mejora efectiva para los animales fue la prohibición de alimentar a los gansos de forma forzada para la producción de foie gras.

Extraído de: http://www.haaretz.com/news/world/1.588162

 

Facebook
volver atras
logo anda