Madrid, 6 de junio de 2014.-

Rulo nació en S..." /> A.N.D.A. - Articulos

“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

Rulo, de caballo andaluz a carne de lasaña

Madrid, 6 de junio de 2014.-

Rulo nació en Sevilla. Un magnífico ejemplar de caballo andaluz de línea cartujana, cuello fuerte y arqueado, cabeza mediana adecuadamente convexa y porte potente y armonioso. Rulo es un caballo de exposición alegre y rumbero cuya paz se encuentra blindada por un aluvión de guías, normas y altos estándares que certificarán su participación en paseos de lujo y justificarán el alto coste de su mantenimiento.

Rulo ha crecido y alcanzado su media vida. Se acabaron los privilegios de antaño.  Ahora vive en un picadero bajo las condiciones baremadas en un núcleo zoológico otorgado por un oficialismo permisivo. Su piel desgastada por el paso del tiempo es también reflejo de una alimentación más tacaña y una vida más dura. De tanto en cuanto arrastra a grupos de turistas vocingleros racimados en carlingas demasiado vistosas y demasiado pesadas. Según pasan los años más carlingas, menos valorada la ya escasa alegría de su mirada.

Dando tumbos en un tosco camión sin paja Rulo piensa en su infancia, cuando tenía un nombre, como Pirro, antiguo caballo de monta, que a su derecha cabecea cabizbajo, como Arco, antes campeón de salto, que cocea en un rincón el infortunio de su destino. Ahora todos llevan un número de identificación sanitaria que, al menos durante el viaje, les autoriza a seguir con vida, y que les abrirá las puertas de algún matadero donde su antiguo ardor guerrero trocará en dinero según los gramos del filete consumido.

Dioses o diablos, ídolos o villanos, animal de compañía, de trabajo, de deporte y competición, animal de abasto. Puede integrar todas las realidades conjuntamente en un solo momento o a lo lardo de toda una vida. O solo una. Depende de dónde nazca, el interés de su propietario, las crisis y fluctuaciones de su valor según su función. Equidistante en todas las definiciones, en las fronteras de todos los encajes, la garantía de su protección vendrá determinada por la calidad otorgada a su uso. El talento de su ubicuidad es comparable a la torpeza de nuestra miopía. Incapacitados para el concepto global hemos desmembrado sus partes para adaptarla a nuestros cretinos intereses. Estamos a tiempo de rectificar nuestras confusiones, de establecer un cuerpo legislativo unitario de protección animal para los caballos y los equinos, conjunto, homogéneo y eficaz en todas las etapas de la vida de estos nobles y generosos animales sea lo que sea lo que nos den o lo que recibamos.

Facebook
volver atras
logo anda