Madrid, 30 de Marzo de 2015.- desde la Asociación Nacional para la Defensa de los..." /> A.N.D.A. - Articulos

“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

ANDA pide a las autoridades que investiguen varias situaciones de maltrato animal en Jerte

Madrid, 30 de Marzo de 2015.- desde la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA)nos hemos dirigido a las autoridades de Jerte (Cáceres) porque un grupo de visitantes que ha acudido este fin de semana a la localidad  nos ha informado sobre algunos hechos que consideramos que podrían ser constitutivos de maltrato animal.

Por una parte, en la localidad existe una finca donde alguno de los caballos tiene las patas delanteras atadas por un cepo. Según el Real Decreto 348/2000, que traspone la Directiva 58/98 para la Protección de los Animales en las Explotaciones Ganaderas, concretamente en su Anexo 4, establece que los animales deben estar atados de tal manera que se les permita realizar movimientos naturales y no se les cause sufrimiento innecesario, algo que no se cumple en este caso.

Por otra parte, en la misma localidad, junto al camping de Jerte, se encontraban dos perros atados con correas cortas y sin una caseta donde guarecerse, ni aparente acceso a agua y comida. Estos canes estaban en la senda del paraje de la Vega, que une Jerte con el Centro de Interpretación de la Naturaleza. A lo largo de este camino también había, concretamente frente al parque de las Nogaledas, junto al puente, una rehala con varios perros encerrados. Pedimos igualmente que investiguen si esta infravivienda carece de núcleo zoológico.

También resulta bastante preocupante el hecho de que en la localidad hay un grupo de niños que se dedica a cazar gatos con cuerdas. Concretamente, durante la estancia de estos visitantes, pudieron ver cómo un niño había cazado un gato callejero que se había quedado retenido por una cuerda por el cuello y, al tratar de liberarse, se había producido daños internos y sangraba por la boca. Finalmente se pudo cortar la cuerda pero el gato huyó aterrorizado por lo que no se le pudo ayudar. De cualquier forma es preocupante que los más pequeños se dediquen a este tipo de actividades, causando dolor y posiblemente la muerte a animales indefensos, y resulta aún más preocupante el hecho de que otros niños del pueblo confirmaron a los turistas que no era la primera vez.

Por tanto, les rogamos también que tengan en consideración estos hechos, puesto que maltratar a un animal de forma en la que se le cause graves daños es constitutivo de delito en nuestra legislación. A pesar de que los menores no tienen ningún tipo de responsabilidad penal es tarea de los responsables políticos el prevenir y corregir estos comportamientos.

Facebook
volver atras
logo anda