“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

Llegamos en el momento adecuado, entrevista a Alberto Díez, portavoz de Infocircos.

De un tiempo a esta parte se está confirmando una tendencia en el mundo del circo: los espectáculos con animales cada vez se encuentran con más trabas y rechazo. Son numerosos los ayuntamientos que están prohibiendo (o no autorizando) los shows con animales en sus municipios, incluso una comunidad autónoma, Cataluña, los prohibió al completo en todo su territorio.

Tema este delicado, ya que los animales en la pista circular forman parte del imaginario popular; de hecho los espectáculos ecuestres fueron el germen en el siglo XVIII de lo que hoy conocemos como circo. En España quedan 18 circos que, o bien mantienen espectáculos con animales, o bien los apoyan. Se encuentran todos representados por la Asociación de Circos Reunidos, que intenta aunar fuerzas y luchar por la vía legal todas estas prohibiciones. Argumentan que sus animales han nacido en cautividad, que están bien cuidados, que pasan todos los controles pertinentes allá donde van y que hay un público que demanda este tipo de espectáculos.

Por otro lado, existen numerosas asociaciones y ONG autodenominadas animalistas, que defienden los derechos de los animales y rechazan su uso en circos y otros shows. Dado el debate que siempre suscita este asunto y la repercusión que van teniendo estas noticias relacionadas, desde Malabares en su Tinta se concertó una entrevista con Alberto Díez, portavoz de InfoCircos. Se trata una agrupación de ONG que defienden protección de los animales (ANDA, AnimaNaturalis, Born Free Foundation, FAADA y AAP Primadomus) que está teniendo mucho éxito a la hora de lograr que los municipios eviten estos espectáculos.

Creación de Infocircos. "Infocircos nace en el momento en que la Federación Veterinaria Europea (FVE) lanza un documento en junio de 2015 en el cual indica que el bienestar, la sanidad y la seguridad animal son imposibles de garantizar a los animales salvajes en un circo itinerante. Es una declaración científica. Acaba recomendando además que las autoridades competentes no autoricen la presencia de animales salvajes”, explica. “Coincide con que Primadomus [un núcleo zoológico situado en Villena, especializado en la recuperación de grandes simios] amplía sus instalaciones y abre la puerta a grandes felinos, por lo tanto ya teníamos los dos elementos clave para echar a andar el proyecto”, recuerda Díez. “Cada asociación integrante tiene una visión y una trayectoria diferentes, por lo que tuvimos que ponernos de acuerdo durante varios meses, necesitábamos una estructura donde todos nos sintiésemos cómodos. Es en enero de 2016 cuando nace Infocircos, en ese momento había en España 54 ayuntamientos con una no-autorización de circos con animales salvajes, en este momento hay 384" [la entrevista se realiza en marzo 2017].

Sobre los inicios de InfoCircos, Díez expresa su sorpresa por el recibimiento recibido: “Cuando nace, nuestros objetivos eran sólo Extremadura y la Comunidad Valenciana, queríamos trabajar exclusivamente en estas dos comunidades, por ser diferentes entre sí, e iba funcionando muy bien. Pero en un momento dado no éramos nosotros los que nos acercábamos a los ayuntamientos, eran ellos los que nos contactaban, no dejaban de llamarnos”.

En cuanto a su modo de trabajar y el motivo de este éxito, explica: “Hasta ese momento muchos ayuntamientos habían cometido un error, se dedicaban en plenos municipales a prohibir, y eso jurídicamente tiene su riesgo, ya que no se puede prohibir una actividad legal. Entonces empezamos a trabajar en qué forma jurídicamente válida podía un ayuntamiento a una no-autorización de una instalación con animales salvajes. Dimos con la clave: el pleno municipal incluye en el pliego técnico o en la ordenanza municipal una cláusula que diga que 'dada la falta de legislación garantista en seguridad, sanidad y protección animales salvajes y siguiendo la recomendación del organismo científico veterinario, este municipio decide no autorizar esta actividad'. Al final el resultado es el mismo que una prohibición en un pleno, pero es una vía legal. Nos apoyamos en la recomendación científica de la FVE. Quien sí puede prohibir es la Comunidad Autónoma, porque tiene la competencia de bienestar animal, como ya ha sucedido en Cataluña”.

Diferenciación entre tipos de animales. Díez se muestra siempre muy preciso al hablar de animales salvajes y no animales en general. “Según la Ley de Sanidad Animal 8/2003, un animal salvaje es cualquier individuo que pertenezca a una especie que de forma tradicional no conviva con el hombre ni dependa de él para su mantenimiento. Es decir, aunque un gran felino (un tigre, por ejemplo) haya nacido en cautividad, dependa del hombre para su mantenimiento y no sepa ya cazar en libertad, su especie no es doméstica, es salvaje, aunque el individuo esté amaestrado”. Y continúa, “para la FVE el animal salvaje domesticado no existe, siguen siendo animales salvajes, sus necesidades etológicas (apareamiento, grupos sociales, necesidads ambientales, etc) ya estén en cautividad o libertad, son las mismas. Un lobo y un perro son diferentes, pero un tigre de un circo y un tigre en libertad son lo mismo, tendrían que pasar siglos para diferenciarse”. También es cuidadoso a la hora de hablar solamente de circos en itinerancia, “el consenso científico es limitante, habla de animales salvajes y habla de espectáculos en itinerancia, por lo tanto nos tenemos que ceñir a ello. Si tu sigues el argumento científico y no te sales de él, lo que haces es ganar en credibilidad”.

Reacción de los circos afectados. El mundo del circo no se ha quedado de brazos cruzados, en septiembre de 2015 nace la Asociación de Circos Reunidos, que aglutina a 18 circos a favor de los circos con animales, 14 de ellos utilizando actualmente animales salvajes en sus espectáculos. “Se encuentran en una situación distinta”, comenta Díez, “nosotros estamos a favor de la corriente y ellos en contra. Consiguen revocar alguna prohibición puntual, pero lo tienen difícil. Es algo que está sucediendo en toda Europa, 18 de los 27 países integrantes de la Unión Europea ya han prohibido el uso de animales salvajes en los circos, no se trata de una moda pasajera, esto ha venido para quedarse”. Además subraya que la situación legal no les resulta favorable, “durante años han estado beneficiándose de esa falta de legislación, ahora esa falta de legislación se les ha vuelto en contra y están pidiendo una legislación. Pero un legislador no va a generar unas leyes garantizando algo que el mundo científico ya te está diciendo que es imposible de garantizar, eso no tiene recorrido”. De hecho, la Asociación de Circos Reunidos ha contactado con diversos estamentos solicitando esta legislación o una protección especial (como ocurre en el caso de la tauromaquia), sin éxito por el momento.

Desde InfoCircos reconocen que su proyecto no debe ser solo parte del problema, ofreciendo soluciones a los circos que quieran deshacerse de sus animales. “En Primadomus podemos acoger grandes felinos, pero además pertenecemos a una red europea de Centros de Rescate donde poder ofertar al mundo del circo un destino válido para sus animales. Nosotros nos encargamos de todos los costes de transporte y de chequeos veterinarios que precisen”. Pero reconoce que “no todos los animales son rehabilitables, muchos van a acabar sus vidas en cautividad porque no son reinsertables en la naturaleza. Procuramos que estén en los lugares más adecuados y donde se incida en programas de conservación e investigación de especies”.

A cambio de esta recogida de animales sólo piden una condición: el circo tiene que firmar un documento en el cual se compromete a no reponerlos, y refiere que ya han tenido éxito, ya que algunos circos han contactado con ellos y entregado sus animales. “No queremos estigmatizar al mundo del circo, jamás diremos el estado en que llegan los animales, y además no creemos que haya maltrato actualmente en el circo, es algo anecdótico ya que existen métodos de adiestramiento con estímulos positivos”. Así mismo, Díez reconoce que algunos circos ya se están adaptando a esta nueva situación, “la mayoría de estos circos tienen un programa paralelo sin animales salvaje, lo que les pedimos es que promuevan ese programa y se vayan desvinculando de los animales”. Para ilustrarlo, Infocircos lleva a cabo también charlas en colegios, consiguiendo que sea el propio público familiar el que reclama a su ayuntamiento que no contrate espectáculos con animales salvajes. “los niños de hoy día están muy concienciados, han visto muchos documentales de animales, les choca verlos en cautividad”. Esto echa por tierra uno de los argumentos que más utilizan estos circos, que la demanda por parte del público es muy alta. “Tratamos de demostrarles que en taquilla funciona igual o mejor el espectáculo sin animales, siempre y cuando inviertan en un buen espectáculo”.

Por ahora, reconoce que los contactos entre InfoCircos y la Asociación de Circos Reunidos han sido muy escasos. “Estamos empezando a conocernos. Entendemos que es un cambio de su modelo de negocio que conlleva unos plazos y unos costes. Nosotros proponemos ir juntos al Ministerio de Cultura y solicitar unas ayudas para realizar esta reconversión. Actualmente el INAEM subvenciona a estos circos a contracorriente, este dinero se debería utilizar para hacer el cambio que proponemos. Esto generaría un nicho de trabajo para los profesionales del circo, le quitamos el 'trabajo' al elefante y se lo damos al artista”.

Críticas de otros animalistas.

Esta postura conciliadora también les ha supuesto críticas desde el propio sector animalista, ya que otras asociaciones les acusan de blandos, planteando por su parte acciones como el boicot total, las manifestaciones en las puertas de los circos o incluso saboteando espectáculos, como ya sucedió tristemente en Madrid estas navidades. “Desde InfoCircos pensamos que no debe ser así, rechazamos estas acciones. Hemos realizado actividades paralelas como recogida de firmas, reparto de octavillas, charlas informativas, etc, pero siempre con los permisos pertinentes. Por desgracia dentro del espectro animalista hay de todo”. Díez también reconoce que en determinados grupos políticos ha costado explicar las limitaciones de su proyecto (dirigido a animales salvajes y espectáculos en itinerancia), no siempre con éxito, y recuerda que “para los animales domésticos, incluidos perros y caballos, existe una legislación vigente, ya sea para un circo o para un picadero”. “En cuanto a los espectáculos que no son en itinerancia, como los que se realizan en algunos zoos, también existe una legislación y unas recomendaciones europeas; de hecho nosotros venimos de una plataforma fundada en 2002 llamada InfoZoos que reclama la abolición de estos espectáculos”.

Durante la entrevista, Díez recalca la caducidad de su proyecto, “InfoCircos va a desaparecer una vez logrado nuestro objetivo, ya será cada una de las ONG que lo componen quien libre sus batallas de forma individual. Al tener un objetivo tan claro y limitado es por eso que estamos teniendo tanto éxito. Cuando vamos a un ayuntamiento no sacamos el tema taurino, ni los encierros ni nada parecido, porque nuestro objetivo y nuestro proyecto es este y no nos salimos de ahí. El éxito es que había una necesidad y que nadie la había ofertado. Ahí llegamos nosotros, con una oferta realista y posibilista y solida, aparecimos en el momento ideal”.

Facebook
volver atras
logo anda