“Nos esforzamos por difundir nuestro respeto por los animales y la naturaleza”

SOSDelfines, contra el cautiverio de cetáceos en zoos y acuarios

ANDA se ha unido a la campaña de FAADA SOSDelfines, junto a otras organizaciones como Born Free, One Voice y la Human Society International (EEUU), para explicar a los ciudadanos la oscura realidad de los cetáceos que son obligados a desarrollar espectáculos y a vivir en condiciones muy diferentes a las de su medio natural.

Los espectáculos con delfines no educan al público ni sirven para ayudar a su conservación, por lo que son injustificables tanto desde el punto de vista ético como social. Con esta iniciativa pretendemos pedir al público que no sea cómplice del sufrimiento de estos inteligentes animales y que no financie con su presencia la existencia de este tipo de shows. Sólo hay que reflexionar sobre la gran diferencia existente entre el océano y un tanque de cemento para darse cuenta de la crueldad de los delfinarios.

También realizaremos una petición al Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, para que exija a los centros con cetáceos que sigan la Guía de Aplicación de la Ley de Zoos. La petición puede encontrarse ya en la web www.sosdelfines.org.

España es el punto negro en delfinarios en Europa. Aunque debido a la alta mortalidad la cifra es fluctuante, en España hay aproximadamente 90 delfines, 2 ballenas beluga y 6 orcas en cautividad.

El Zoo de Barcelona administra Valium a sus delfines para evitar que estos muestren comportamientos anormales, mientras que otros delfinarios suministran esteroides a los machos para que no sean agresivos y puedan rendir en los shows.

Ningún ser nace para vivir encerrado, y los delfines, viajeros incansables, nunca se adaptan a vivir confinados. Sus complejas necesidades les hacen inadaptables al cautiverio, por mucho que se intente enriquecer su entorno con pelotas y juegos varios.

Efectos del cautiverio:

Vida en un espacio reducido y en un entorno de agua, luz y sonido artificial; dieta restringida al pescado muerto, que puede provocar alteraciones como pérdida de peso u obesidad; poco descanso; comportamientos estereotipados; mala socialización: guerras de dominio, agresividad, sumisión; relaciones sexuales anormales; estrés y angustia, que pueden causar  a su vez neurosis, úlceras, vómitos y enfermedades varias.

volver atras
logo anda