ANDA se ha movilizado de nuevo en contra de la alimentación forzada para la producción de Foie Gras

593

Estas navidades el consumo de Foie Gras volverá a incrementarse con motivo de las celebraciones. Son muchos los años que ANDA lleva trabajando para acabar con la crueldad inherente a la alimentación forzosa inevitable en la producción de Foie Gras.

Nos hemos reunido con todos los grupos políticos del Congreso de los Diputados con el fin de promover una postura española en la Unión Europea que defienda un cambio en la legislación existente sobre etiquetado de carnes procedentes de aves de corral, como el Foie Gras.

Existe una solución. El Reglamento 543/2008 exige que para que un producto procedente del hígado de un pato u oca pueda ser etiquetado como Foie Gras, el hígado debe pesar como mínimo 300 gramos. El peso de un hígado normal en estas aves es tres veces inferior por lo que la única forma de alcanzar el peso exigido para poder comercializar un producto como Foie, es incrementando el peso del hígado de forma artificial mediante el embuchado o alimentación forzosa. Por lo tanto, si queremos evitar el enorme sufrimiento derivado de este sistema de alimentación el primer paso es eliminar esa condicionalidad de 300 gramos en el peso del hígado y permitir que un hígado con un peso “natural” también pueda ser denominado como Foie. De hecho, el límite de peso no debería ser un límite mínimo sino al contrario, un límite máximo. Cualquier peso de hígado superior al natural implicará necesariamente alimentación forzosa, sufrimiento y debería estar prohibido.

Evidentemente, un menor peso implicará un mayor precio pero es el precio de hacer las cosas bien, sin sufrimiento. La Comisión Europea tiene previsto reformar parte de la legislación sobre bienestar animal y desde ANDA ya hemos pedido que el alcance de esta reforma no se limite al transporte y las jaulas (reformas ya anunciadas) sino que se amplíe a otras leyes como este Reglamento 543/2008. Por este motivo hace meses iniciamos la campaña denominada “Ningún Animal Olvidado” en la que junto a nuestros compañeros del Eurogroup for Animals pedimos que el alcance de las reformas se amplíe a todos los animales y no se creen falsas “parcelas” temáticas.

Las aves son alimentadas a la fuerza entre 2 y 3 veces al día con hasta un kilo de alimento por toma. Un maltrato extremo que es incompatible con la vida; de no ser sacrificados, estos animales morirían en pocos días. De hecho muchos no sobreviven a las dos semanas que dura aproximadamente la alimentación forzada.

Los patos usados para producir foie gras pertenecen a la raza Mulard, seleccionada genéticamente para sufrir el engorde forzado. Generalmente, con cuatro meses son encerrados en minúsculas jaulas y alimentados a la fuerza mediante mangueras metálicas.

ANDA se ha sumado a la manifestación organizada por nuestro compañero Diego Nevado Martínez organizador de la protesta que se celebró el día 11 de diciembre en la explanada de Alicante (zona Rambla) a las 18:00 h. Hemos causado mucho impacto a la sociedad ya que lo que la industria oculta lo contamos y lo mostramos claramente. Hemos tenido un éxito increíble y por ello consideramos que cada vez hay más conciencia en la sociedad y más cuando cualquier producto de origen animal puede producirse con el mismo sabor evitando el terror extremo y muerte animal y cuidando el único planeta que tenemos.

España, junto a Bélgica, Francia, Bulgaria y Hungría, son los únicos cinco países europeos que continúan produciendo foie gras.

Total 2 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?