Desi siempre estará con nosotros

2247

Hillary y Desi llegaron a nuestras vidas hace 12 años, concretamente, un 23 de junio de 2008.

Vinieron de El Palmar (Cádiz), en aquel momento mi compañero Alberto se encontraba trabajando allí preparando unos cursillos. Al llegar a un supermercado de El Palmar se encontraron en la puerta con una caja y cuatro gatos en su interior que parecían muy jovencitos. Los niños que pasaban por allí empezaron a jugar con los felinos y después de preguntar en el supermercado les confirmaron que los gatitos estaban abandonados y era inútil buscar a su dueño.

Mientras, en el exterior aumentaba por momentos el grupo de extranjeros alrededor de la caja donde los felinos no dejaban de chillar. Mi compañero llamó al 062 de la Guardia Civil donde una persona muy correcta le informó que en Andalucía al haber una Ley de Protección Animal se podía denunciar el abandono, pero denunciar ¿a quién? La Guardia Civil no podía enviar a nadie al supermercado, pero se podía llamar a la Policía Municipal de Véjer y ellos pasarían a retirarlos e irían a las dependencias municipales de Véjer.

Mi compañero y los compañeros alemanes no podían permitir esto y fueron a una farmacia de guardia a comprar potitos, jeringuillas y biberones con los que poder aplacar el hambre de los gatos. Al día siguiente interrumpieron su trabajo para venir a Madrid, dejar los gatos en nuestra oficina y volver.

Tuvimos que cuidarlos mucho porque eran muy pequeños y debían estar con su madre pero hicimos todo lo que pudimos para sacarlos adelante y así fue. Se quedaron con nosotros, aunque al principio fueron tres, uno murió, nos dijo la veterinaria que cuando son tan pequeños es difícil que salgan adelante, pero Hillary y Desi que así se llaman nuestras gatas, afortunadamente salieron adelante y se convirtieron en unas gatas preciosas y muy cariñosas.

Han pasado ya doce años y nos han dado muchas satisfacciones haciéndonos una gran compañía cada día. El día 7 de enero comprobé que Desi estaba un poco apagada, la llevé a la clínica y me dieron la mala noticia: tenía insuficiencia renal y lo único que se puede hacer en estos casos es dejarla ingresada y eso fue lo que hice, la dejé unos días y cuando le dieron el alta fue una gran satisfacción para todos y nos sentimos muy contentos de tenerla de nuevo en nuestra oficina. He recibido  mucha ayuda de Vicente, (miembro de la Junta Directiva de ANDA), que ha estado en todo momento pendiente de ella ayudándole a comer y dándole su medicación. Mi compañero Alberto también ha estado ahí dándome su apoyo y ayudándome en todo lo que ha podido. Estaba muy mal y gracias a Vicente y a Alberto he podido llevar mejor todo el proceso de su enfermedad.

Al principio estaba estable pero empezó a empeorar y ya no comía había que obligarla con una jeringuilla y eso me hacía sentir muy mal. Viendo la situación decidimos llevarla el día 30 a la clínica y nos dijeron que estaba bastante mal y decidimos con todo el dolor de nuestro corazón que era mejor que dejara de sufrir.

Vicente y mi compañero Alberto la llevaron a la clínica, era muy duro para mí llevarla y ver cómo se iba para siempre, no podía, pero Alberto estuvo con ella hasta el último momento. Desi estuvo acompañada y sabe que Alberto estuvo con ella hasta el final y eso me hace sentirme mejor.

Desi se ha ido y yo personalmente lo estoy pasando bastante mal, pero también me siento bien por ella porque sé que ya ha dejado de sufrir y ahora mismo está en el cielo de los gatos y es muy feliz porque  sabe que la hemos querido mucho. Siempre estarás en nuestros corazones y nunca te vamos a olvidar.

Te queremos Desi.

Encarna Carretero.

Departamento de Comunicación de ANDA.

Total 4 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?