Gatos exterminados de las calles y especies protegidas como mascotas exóticas en Dubái (Emiratos Árabes)

127

Trabajadores municipales  enjaulan a gatos callejeros para que desaparezcan de las calles de Dubái ante la próxima celebración de la Expo 2020, pospuesta por la pandemia. En menos de un año, la ciudad de Dubái acogerá la tan esperada Expo 2020. Los organizadores de la exposición internacional, la trasladan a octubre de 2021 a causa de la pandemia, argumentan que la reducción de la biodiversidad y la crisis ambiental que amenaza a la humanidad se encuentran entre sus principales prioridades.

Resulta por tanto más escandaloso e indignante para los amantes y defensores de los animales, tanto en el Emirato como en todo el mundo, la decisión de las autoridades locales de barrer de las calles de Dubái colonias enteras de gatos, muchos de los cuales ya habían sido esterilizados a expensas de ciudadanos privados. Además, este programa de eliminación por cierto, llevado a cabo por compañías de exterminio de plagas también ha causado la desaparición de animales que tenían un hogar.

A raíz de la pandemia de Covid-19, miles de animales han desaparecido de las calles, parques y jardines de Dubái, como resultado de una intensa e inhumana campaña de captura y sacrificio por parte de las autoridades municipales. En este país, uno de los más ricos del mundo, se han publicado en redes sociales imágenes y vídeos desgarradores de maltrato animal: gatos agonizantes por inanición, gatos esqueléticos abandonados en las calles, manadas de perros hambrientos que deambulan por las afueras de las ciudades en busca de agua, comida y cuidados.

Otra muestra más de esta campaña contra los animales (de los callejeros en particular) es que recientemente se ha exigido a las clínicas veterinarias que no ayuden a los animales que se encuentran en situación de abandono y a los grupos de rescate. Con la sola excepción de alguna organización que pertenece y es administrada por ciudadanos emiratíes. El resto de los grupos de rescate, que eran legales hasta septiembre, han sido cerrados y se les ha exigido que vuelvan a registrarse, un período muy largo, opaco y a menudo fallido.

También desde el pasado septiembre de 2020 los ciudadanos no pueden ni realizar actos tan básicos como alimentar a un animal sin correr el riesgo de recibir una multa de hasta 1000 AED (más de 220 euros). Los grupos que continuaron pidiendo fondos para pagar las facturas pendientes de alimentos y veterinarios han sido multados con 50.000 AED (más de 11.000 euros). Mientras tanto, los mismos grupos se han quedado con cientos de animales a su cuidado, sin poder pagar la comida y las facturas veterinarias, y ni siquiera se les permite buscar hogares temporales o adopciones.

Varias organizaciones de bienestar animal (como Humane Society International, Brigitte Bardot Foundation, OIPA International, Save the Dogs and Other Animals, Icatcare y World Animal Protection) han planteado su preocupación a las autoridades y han pedido a Dubái y los Emiratos Árabes Unidos que detengan el sacrificio y financien en su lugar métodos más humanos de control de población de probada eficacia en todo el mundo, como el CER (Capturar–Esterilizar–Retornar), para reducir la población de animales callejeros.

Tráfico de animales exóticos y en peligro de extinción.

A pesar de ser signatarios del tratado CITES (la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas), los Emiratos Árabes Unidos también han sido objeto de indignación internacional por su papel en el tráfico de especies protegidas.  Este tráfico de animales salvajes incluye:  primates, reptiles, y grandes felinos. Los carismáticos leones, guepardos, chimpancés y orangutanes suelen ser los más demandados. El deseo de los países del Golfo de tener mascotas exóticas impulsa una enorme demanda que pone en peligro a algunas especies. Por ejemplo, el guepardo se encuentra al borde de la extinción: sólo 1 de cada 6 guepardos sobrevive al viaje y pocos superan el primer año en cautiverio, ya que los propietarios no proporcionan todos los cuidados que estos animales necesitan.

En enero de 2017, tras la creciente presión de los grupos de bienestar animal, el Gobierno prohibió poseer, comprar, vender o abusar de todo tipo de animales peligrosos, salvajes y exóticos.  Sigue sin hacerse gran cosa para que estas normas se cumplan en su mayor parte. Continúan on line las ventas ilegales de especies salvajes y los zoológicos privados siguen siendo comunes.

Según un informe reciente, los grandes aeropuertos internacionales de la región árabe se encuentran entre los principales centros de tránsito de tráfico de especies salvajes del mundo. Organizaciones y voluntarios se sienten frustrados con la falta de esfuerzo y compromiso de la comunidad internacional para exigir a los EAU (Emiratos Árabes Unidos) que «cumplan lo que prometen”.

Las organizaciones de bienestar animal creen que Dubái 2020 es una gran oportunidad para reavivar el interés de la opinión pública sobre la difícil situación actual en lo que respecta tanto al maltrato crónico a los animales domésticos como al tráfico de especies amenazadas en los Emiratos Árabes Unidos. Y, por tanto, apelan al apoyo de la comunidad internacional para lograr que Emiratos Árabes Unidos finalmente ponga en práctica su compromiso de proteger a todos los animales, que realmente haga que se cumplan las leyes que ellos mismos firmaron.

La entidad OIPA Onlus International ha puesto en marcha una petición a nivel mundial para pedir el fin de esta masacre.  Firma aquí.

Total 1 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?

No hay comentarios on "Gatos exterminados de las calles y especies protegidas como mascotas exóticas en Dubái (Emiratos Árabes)"

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *