¿Por qué hay gente que captura pájaros?

465

Para algunos es una costumbre atávica y para otros una forma de conseguir ingresos monetarios, pero para las aves es un auténtico calvario, vivir en una jaula es como estar muerto en vida, para un pájaro volar es tan natural como respirar. España es uno de los países con más afición al silvestrismo, una tradición muy arraigada a la cultura familiar, tanto en las zonas rurales, como en áreas urbanas. Según la definición de la Federación Española de Caza, esta modalidad cinegética consiste en la captura de ciertas especies de aves silvestres, principalmente de la familia de los fringílidos, para mantenerlas y hacerlas criar en cautividad, con el objetivo de lograr su adiestramiento para el canto. Las aves en su estado natural se pasan el día volando en busca de semillas para comer, se comunican constantemente con sus congéneres intermediando cantos armoniosos, les gusta estar en compañía y vuelan kilómetros y kilómetros. Los cánticos se hacen más bonitos y complejos en la época de apareamiento, pero el canto de un pájaro enjaulado es, en realidad, un síntoma de ansiedad, un lamento ante la pérdida de la libertad. Tras la captura, los pájaros son encerrados dentro de una jaula rectangular diminuta, donde se les mantiene a oscuras para evitar que se lesionen en sus intentos desesperados por huir. Aun así, algunos se causan lesiones severas, sobre todo en la cabeza y en las alas. Desde que empieza su clausura, experimentan un doloroso proceso de adaptación a la vida en cautiverio. Muchos pájaros suelen morir durante este proceso. Estas muertes se deben a la separación del medio natural y grupal, al cambio alimentario y al estrés del confinamiento, pues su vida ha sido completamente alterada y desnaturalizada. Vencidos y debilitados dejan de comer, se acurrucan haciendo una bola y se abandonan a la muerte.

 Para su captura se utilizan métodos de engaño como las redes de trampeo, una tipología de artilugios que fácilmente se pueden comprar por internet. No existe un método de caza que no implique crueldad y sufrimiento para los animales. Metodologías como: la barraca, el parany, pegamento, liga así como usar un pájaro vivo como reclamo, etc. son métodos que conllevan dolor, roturas de alas y patas, caídas, golpes, pérdida de plumaje, intoxicación por las sustancias empleadas, estrés, angustia y miedo. La Sociedad Española de Ornitología SEO/Birdlife estima que, sólo en nuestro país, más de 4 millones de aves son capturadas cada año. España cuenta con unos 50.000 silvestristas federados, aunque el resto del mundo no está exento de esta triste afición.

Para muchos otros, la captura de pájaros silvestres se ha convertido en una forma de conseguir dinero, puesto que la venta de estas aves puede alcanzar un precio de salida de 30 a 50 euros por individuo. Del mismo modo, ofrecen la posibilidad de obtener otras ganancias en concursos de canto. La Comisión Europea de Medio Ambiente lleva desde 2011 cuestionando esta tradición, debido a las cantidades pavorosas de aves cazadas en España, puesto que los pájaros capturados son especies protegidas a nivel comunitario y, por lo tanto, su captura contraviene las leyes europeas que amparan y protegen nuestra biodiversidad. El 17 de mayo de 2018, dicha comisión envió un dictamen instando al Estado español a no autorizar más capturas de aves fringílidas silvestres. Según los informes emitidos desde Bruselas, nueve comunidades autónomas: Región de Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia, La Rioja y la Comunidad de Madrid, además de Ceuta y Melilla, incumplían las obligaciones derivadas de la Directiva de  Aves.

En un principio, la Comisión Europea había previsto ilegalizar por completo esta práctica en 2018. Sin embargo, como alternativa para contentar a los aficionados y evitar el comercio ilegal, proponía que ésta fuera llevada a cabo únicamente con aves nacidas en cautividad, una propuesta que no nos convence.  Por su parte, los silvestristas alegan que únicamente la cría en cautividad no es viable debido al problema de la consanguinidad, un problema que según algunos expertos se podría evitar fomentando el intercambio entre criadores, pero los aficionados insisten en que necesitan seguir cazando pájaros. En 2020, presentaron sus alegaciones y el Comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la Comisión Europea, Virginijus Sinkevicius, abrió una nueva vía para que se vuelva a autorizar la modalidad cinegética del silvestrismo, a partir de las excepciones contempladas en el artículo 9 de la Directiva de Aves, en la cual se establece que cada país pueda determinar excepciones, siempre y cuando se cumplan las normativas establecidas para la captura de fringílidos. Las personas que exigimos respeto por los animales no aceptamos para nada esta opción, es despiadada e injusta. Si amamos a los pájaros no deberíamos enjaularlos, lo mejor es observarlos y escucharlos en el campo, en libertad, que es donde deben estar.

Autora: Helena Escoda Casas. Fuente: Bueno y Vegano.

Total 2 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?