Tordesillas quiere que vuelva la barbarie de nuevo

375

¿QUÉ ES ELTORO DE LA VEGA? Tal y como lo define el Ayuntamiento de Tordesillas, el Toro de la Vega es «un rito cultural ancestral, en el que los hombres se enfrentan, libre y voluntariamente», a un toro. Para ello, se suelta a un toro previamente seleccionado cerca de la plaza del pueblo y la multitud lo guía hasta la vega del río Duero, fuera del pueblo, en donde comienza propiamente el ‘torneo’. Los participantes, no pueden ir en vehículos a motor, sólo a pie o a caballo.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ (Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León), con sede en Valladolid, desestimó el recurso de apelación interpuesto por el Ayuntamiento de Tordesillas contra la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo 4 de Valladolid  sobre el Toro de la Vega.

El Consistorio había recurrido el fallo que dictó un juzgado de lo contencioso administrativo planteado contra la Junta por impedir la celebración del Toro de la Vega de 2016, bajo el argumento de que la normativa autonómica no infringió la Constitución. De esta forma se respaldaba judicialmente el Decreto Ley que prohibía dar muerte a las reses en presencia de público en los espectáculos taurinos populares y tradicionales en Castilla y León, un fallo que a su vez se apoyaba en una sentencia del Tribunal Constitucional, de 2016, para sostener que esta regulación autonómica no suponía una lesión de la autonomía local del Ayuntamiento de Tordesillas ni de las competencias del Estado en materia de cultura, como esgrimió el gobierno local que defendía la celebración del Toro de la Vega. El argumento de ambas resoluciones, recordó en su día La Junta, es que el Decreto Ley no prohíbe la celebración del Toro de la Vega, sino que establece condiciones para que pueda ser considerado popular o tradicional, que son los ámbitos de competencia de la Comunidad autónoma. Esta resolución tenía su origen en un recurso planteado por el Ayuntamiento de Tordesillas a raíz de que la Junta de Castilla y León denegara en junio de 2016 la autorización para la celebración del Toro de la Vega en septiembre de ese mismo año. De hecho, para esa edición el Ayuntamiento de Tordesillas decidió cambiar la denominación del festejo, que pasó a llamarse Toro de la Peña, aunque en la edición de 2017 recuperó el nombre, pero sin dar muerte al toro.

Tenemos nuevas noticias y no muy buenas.

El alcalde de la localidad vallisoletana señaló hace poco que estaban adaptando la normativa al Real Decreto para la celebración del festejo en este 2022. El municipio ha acordado una modificación del estatuto de esta tradición centenaria para eliminar la muerte  del animal y así adaptarlo a la resolución del Tribunal Supremo de marzo de 2019. La sentencia refrendó al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y a la propia normativa autonómica de 2016, que prohibió las celebraciones taurinas públicas con muerte de los astados. La modificación retira este aspecto, pero no elimina el torneo, que se pretende seguir disputando en los pinares cercanos con un máximo de 50 participantes a caballo con el objetivo de colocar unas divisas en el lomo del animal mediante una lanza con un máximo de siete arpones.

Cada maltratador, a pie o a caballo, hablan de un total de 50, llevará un arpón. Ganará el que sea capaz de clavar uno de ellos entre el morrillo (cuello) y el brazuelo o espaldilla. Se podrán clavar hasta un máximo de 7 arpones (de 8 centímetros).  Después de un periodo de exposición pública de treinta días, esta resolución será remitida a la Junta de Castilla y León para su aprobación definitiva.

En nuestra opinión, en dicha normativa se han inventado un nuevo Toro de la Vega. Vuelve la sangre.  Vuelven las lanzas, que llevarán en su punta un arpón similar al que se utiliza en las plazas de toros, un doble arpón de 8 cm de los que 3 cm serán de elemento punzante con una anchura de 1.6 cm.

Tordesillas se reinventa para seguir torturando, echa de menos ser vergüenza internacional y, supuestamente con el ok de Alfonso Fernández Mañueco y la Junta de Castilla y León que planean traer una nueva tortura del Toro de la Vega, maltrato animal subvencionado con dinero público.

ANDA lleva muchos años luchando contra estos espectáculos tan espeluznantes. Hemos estado varias veces en Tordesillas donde pudimos comprobar todo el sufrimiento que le ocasionaban al animal. Hace años nos publicaron grandes anuncios en los principales periódicos y podemos presumir de que gracias a ANDA la mayoría de ellos ya han sido modificados y prohibidos, aunque todavía quedan algunos que esperamos sean rechazados más pronto que tarde por la misma gente como ya ocurre en varios pueblos.

Total 0 Votes
0

Tell us how can we improve this post?

+ = Verify Human or Spambot ?